“España es un país que está a la cola en la tributación ecológica. Y este Gobierno, que está comprometido con la lucha y la adaptación al cambio climático, con la necesidad de impulsar las energías renovables y de respetar nuestro medio ambiente, pues lógicamente vamos a hacer lo que están haciendo otros países europeos, que es precisamente la imposición al diésel”, ha dicho Sánchez en una entrevista con ‘El diario.es’ recogida por Europa Press.

El presidente, que ha afirmado que este impuesto no afectará a los trabajadores y sectores que por motivos laborales utilizan el diésel, cree que España necesita abrir debate sobre la necesidad de articular una tributación que cambie los hábitos y los usos de los ciudadanos. “El diésel tiene que ser un combustible que cada vez pese menos”, ha insistido.

En su opinión, es necesario hacer una transición energética y ecológica donde el diésel deje de ser un carburante a utilizar por los vehículos en la movilidad urbana. Ese planteamiento, ha dicho el presidente, es el que hizo la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, cuando comentó que el diésel tenía “los días contados”.

Fuente: elperiodicodelaenergia.com