El precio final de electricidad para el consumidor bajó un 30,86% en agosto en comparación con el mismo mes de 2018, debido a los precios mínimos del gas y la rebaja interanual del 39% en los costes del sistema.

El precio de la electricidad en agosto con respecto a julio en el mercado mayorista (Pool) se redujo un 12,63% y un 30,1% frente al que marcaba hace un año, empujados por los mínimos del gas que, según el informe, presiona a todas las tecnologías a rebajar sus precios para poder entrar en las subastas de electricidad diarias.

Esta coyuntura «le ha dado la vuelta al mercado» en apenas tres meses, para pasar de un contexto alcista a precios por debajo de la media de los últimos años.

El gas en ciclos combinados también lideró la generación de electricidad en agosto por tercer mes consecutivo (33,4% del mix).

Se situó, de esta forma, por delante de la nuclear (23,9%) y la eólica (12,8%), lo que constata, según el estudio, que el gas «está viviendo su mejor momento» y que los ciclos combinados «parecen llamados a liderar» la producción en la transición energética hacia las renovables en Europa.

En cuanto a los costes del sistema, el informe destaca la rebaja del 23% en los ocho primeros meses del año con respecto al precio final en 2018, si bien el abaratamiento progresivo iniciado en 2015 «apenas se ha percibido y ha quedado eclipsado» por la subida del «Pool» en los últimos años.

Añade que las pérdidas del sistema, el impuesto eléctrico y la tasa municipal han aligerado «mucho» el coste final de la electricidad para los consumidores.

Sin embargo, se prevén «nubarrones en los mercados de futuros», en donde la evolución del precio del mercado de gas «será clave», y advierte de que «se mantiene un ‘Pool’ caro».

También describe un retroceso en el consumo eléctrico de las empresas, con una caída de la demanda desde el 1 de enero del 1,7%

Fuente: elperiodicodelaenergia.com